Señales y síntomas de cáncer

Cómo reconocer los síntomas del cáncer

Es crucial estar alerta y reconocer los posibles síntomas del cáncer. Algunos signos pueden ser más preocupantes que otros, por lo que es esencial prestar atención a las siguientes pautas:

Síntomas persistentes

Presta atención a cualquier síntoma que dure más de 3 semanas, ya que esto puede indicar una afección subyacente que necesita atención médica.

Síntomas inexplicables

No ignores los síntomas que no tienen una causa obvia. Por ejemplo, si encuentras un bulto nuevo o tienes sangrado sin haber sufrido ninguna lesión, es importante que lo investigues.

Síntomas inusuales para ti

Conoce bien tu cuerpo y sé consciente de cualquier cambio que no sea normal para ti. Esto podría incluir alteraciones en una tos crónica o en la apariencia de un lunar.

Síntomas a tener en cuenta

Tu salud es primordial, si experimentas alguno de los síntomas mencionados a continuación, es fundamental que lo compartas con tu médico de cabecera. No dudes en comunicárselos, ya que no estarás desperdiciando su tiempo y es vital que estos síntomas sean evaluados adecuadamente. Tu bienestar es una prioridad, así que no dejes de buscar la atención médica que necesitas.

Síntomas generales

Sangrado o moretones inexplicables

Cuando se trata de tu salud, es esencial prestar atención a los detalles. Si notas cualquier tipo de sangrado o moretón que no tenga una causa clara, no lo ignores. Solicita una revisión a tu médico de cabecera para descartar posibles problemas subyacentes. Estos síntomas incluyen:

  • Sangre en la orina, heces, saliva o vómito.
  • Moretones que aparecen sin haber sufrido ningún golpe o lesión aparente.
  • Sangrado vaginal entre períodos menstruales, después de tener relaciones sexuales o después de la menopausia.

Bultos o hinchazones

Si descubres un bulto o hinchazón nuevo o inexplicable en cualquier parte de tu cuerpo, no dudes en comunicárselo a tu médico de cabecera. Proporcionarles detalles adicionales puede ser de gran ayuda:

  • Indica cuánto tiempo llevas notando el bulto o hinchazón.
  • Si has notado que el tamaño ha ido aumentando con el tiempo.
  • Describe cualquier sensación de dolor o malestar que puedas experimentar en esa zona.

Dolor

Cualquier dolor inusual que persista durante 3 semanas o más merece atención médica. Si te encuentras con un dolor nuevo y sin explicación en cualquier área de tu cuerpo, no dudes en pedir una revisión a tu médico de cabecera. No subestimes la importancia de abordar este tipo de síntomas a tiempo.

Cansancio severo

Si te sientes constantemente agotado sin motivo aparente, es crucial que lo comuniques a tu médico de cabecera. No ignores esta señal, ya que el cansancio severo puede ser un síntoma de diversas condiciones médicas.

Fiebre o infecciones

Es normal tener fiebre cuando se tiene una infección. También puede ser común experimentar sudoración y sofocos durante la menopausia.

Sin embargo, informa a tu médico de cabecera si presentas infecciones o fiebres inexplicables que:

  • Duran un período prolongado.
  • Se repiten constantemente.
  • Te hacen sudar en exceso durante la noche, empapando tu ropa de cama.

Pérdida de peso

Cualquier cambio en tu peso merece atención. Si estás perdiendo peso sin hacer ningún esfuerzo por lograrlo, y no has realizado cambios en tu dieta ni aumentado tu actividad física, es fundamental que se lo comuniques a tu médico de cabecera.

Síntomas que afectan tu alimentación

Pérdida de apetito

Si experimentas regularmente alguna de las siguientes situaciones, infórmalo a tu médico de cabecera:

  • No sientes ganas de comer tanto como lo haces normalmente.
  • Te sientes rápidamente lleno(a) al comer.

Problemas al tragar o masticar

Si experimentas dificultades al tragar o masticar, o sientes que algo se ha atascado en tu garganta, es importante que lo consultes con tu médico de cabecera.

Indigestión y acidez estomacal

Es normal sentir indigestión o acidez estomacal ocasional después de una comida abundante o picante. Sin embargo, si estos síntomas se presentan casi a diario durante 3 semanas o más, o si experimentas un dolor intenso, es importante que se lo comuniques a tu médico de cabecera.

Síntomas de la vejiga e intestinales

Vientre hinchado

Si experimentas frecuentemente un vientre inflamado o abultado, es crucial que lo comentes con tu médico de cabecera. Asegúrate de informarles durante cuánto tiempo has tenido este síntoma y con qué frecuencia ocurre. La sensación de hinchazón puede ser causada por diversas condiciones, incluyendo algunos tipos de cáncer. Específicamente, podría ser uno de los síntomas del cáncer de ovario, trompa de Falopio o peritoneo.

Cambios en los hábitos intestinales

Si has experimentado cualquiera de los siguientes cambios durante 3 semanas o más, es importante que lo comentes con tu médico de cabecera:

  • Heces sueltas o líquidas (diarrea)
  • Heces duras (estreñimiento)
  • Aumento de la frecuencia para defecar (vaciar tus intestinos) en comparación con tu rutina habitual
  • Cambios en los horarios habituales para evacuar
  • Cambios en el tamaño o cantidad de las heces al ir al baño
  • Presencia de sangre en las heces, en el papel higiénico o en el inodoro

Es cierto que muchas cosas pueden causar cambios en los hábitos intestinales, incluyendo simples cambios en la dieta. Sin embargo, es importante tener en cuenta que en algunos casos estos cambios pueden ser un síntoma de cáncer de intestino.

Dificultades al orinar

Si experimentas dificultades al orinar, no dudes en hablar con tu médico de cabecera. Algunos de los síntomas que debes tener en cuenta son:

  • Un flujo de orina débil o la necesidad de hacer esfuerzo para comenzar a orinar.
  • La necesidad de orinar más frecuentemente de lo habitual.
  • Urgencia repentina de orinar.
  • Dolor al orinar.
  • Presencia de sangre en la orina.

Es fundamental abordar cualquier problema al orinar, ya que puede ser indicativo de diversas condiciones médicas, incluyendo ciertos tipos de cáncer. Específicamente, en algunos casos, podría ser un síntoma de cáncer de próstata.

Síntomas que afectan el habla o la respiración

Tos o dificultad para respirar

Los problemas respiratorios o en el pecho son comunes y pueden tener diversas causas. Sin embargo, en algunos casos, podrían ser un indicativo de cáncer de pulmón. Por lo tanto, es importante que le informes a tu médico de cabecera si:

  • Has tenido tos durante más de 3 semanas.
  • La tos empeora con el tiempo.
  • Sientes falta de aire sin una razón aparente.
  • La falta de aire está empeorando.
  • Expulsas sangre al toser.

Ronquera en la voz

Es posible que tengas la voz ronca si tienes un resfriado o una indigestión severa. Si este síntoma persiste durante más de 3 semanas, es recomendable que consultes con tu médico de cabecera para que lo evalúe.

Síntomas que afectan la piel

Cambios en un lunar

Si observas la aparición de un nuevo lunar, cambios en un lunar existente o cualquier alteración en tu piel, es importante que consultes de inmediato con tu médico de cabecera.

Una herida que no se cura

La mayoría de las heridas suelen sanar rápidamente. Si tienes una herida o úlcera en la boca que no ha cicatrizado después de varias semanas, es importante que consultes con tu médico de cabecera para que la revise.

Síntomas en diferentes áreas del cuerpo

Cambios en el seno, pecho o pezón

Si bien un bulto en el seno es el síntoma más común de cáncer de mama, también es importante que consultes a tu médico de cabecera si notas cualquier otro cambio en la apariencia o sensación de tu seno, pecho, pezón o axila.

Dolores de cabeza

Los dolores de cabeza son comunes y la mayoría de las personas los experimentan de vez en cuando, a menudo debido al estrés o la tensión. Sin embargo, si notas que tus dolores de cabeza están empeorando con el tiempo o si son diferentes de los que sueles tener, es importante que se lo comuniques a tu médico de cabecera.

Es especialmente importante informar a tu médico si:

  • Tus dolores de cabeza te despiertan durante la noche.
  • Los dolores de cabeza son más intensos por las mañanas.
  • Experimentas náuseas junto con los dolores de cabeza.
  • Observas un cambio en tu visión.

Problemas en el pene y los testículos

Si notas cualquier cambio en la sensación o funcionamiento de tu pene y testículos, no dudes en hablar con tu médico de cabecera o acudir a un servicio de salud sexual local. Puede que sientas incomodidad o vergüenza al abordar problemas personales, pero ten en cuenta que los profesionales de la salud tienen conversaciones como esta de manera habitual y es importante obtener la información que necesitas.

Algunos de los cambios que debes estar atento incluyen:

  • Un bulto o llaga en el pene.
  • Hinchazón o un bulto en un testículo.
  • Hinchazón o bulto en la ingle.
  • Dolor sordo, dolor o pesadez en el escroto.
  • Problemas para lograr una erección.
  • Dolor o sangrado al eyacular.

Problemas en la vulva y la vagina

Si notas cualquier cambio en tu vulva o vagina, no dudes en hablar con tu médico de cabecera o acudir a un servicio de salud sexual local. Es posible que te sientas incómoda o avergonzada al abordar problemas personales, pero es importante recordar que los profesionales de la salud están acostumbrados a tener conversaciones de este tipo y que su objetivo es ayudarte.

Algunos de los cambios que debes tener en cuenta son:

  • Un bulto, hinchazón o llaga en la vulva o vagina.
  • Hinchazón o bulto en la ingle.
  • Picazón, ardor o dolor en la vulva o vagina.
  • Parches gruesos o elevados de piel roja, blanca o oscura en la vulva.
  • Un lunar en la vulva que cambia de forma o color.
  • Secreción vaginal inusual, como secreción acuosa, con sangre o con mal olor.
  • Períodos más abundantes o dolorosos de lo habitual.
  • Sangrado entre períodos, después del sexo o después de la menopausia.

Cuándo acudir al médico sobre los síntomas

Es importante recordar que cada tipo de cáncer puede tener síntomas diferentes, y muchos de estos síntomas pueden también ser causados por otras condiciones no relacionadas al cáncer. No obstante, si experimentas cualquiera de los síntomas enumerados anteriormente o cualquier otro síntoma inusual, es crucial que visites a tu médico de cabecera lo antes posible. No debes sentir que estás haciendo perder el tiempo a tu médico al consultar sobre tus síntomas. La pronta evaluación de cualquier preocupación puede marcar la diferencia en la detección temprana y el tratamiento efectivo de cualquier afección médica, incluyendo el cáncer.

Consejos para hablar con tu médico o enfermera

Decidir acudir a tu médico de cabecera es un gran primer paso. Los consejos que se presentan a continuación te ayudarán a sacar el máximo provecho de tu cita médica.

Agendar tu cita

Cuando pidas tu cita, informa a la recepcionista sobre cualquier necesidad adicional que tengas. Por ejemplo, avísales si necesitas ayuda para llegar a la cita o si requieres un intérprete. También puedes llevar a alguien contigo a la cita para recibir apoyo, si así lo deseas.

Prepara lo que deseas decir

Antes de tu cita, piensa en lo que quieres contarle a tu médico de cabecera. Puedes anotar algunos detalles, como:

  • ¿Cuál es el síntoma o cambio que has notado?
  • ¿Cuándo comenzó?
  • ¿Sigue algún patrón?
  • ¿Algo lo mejora o empeora?
  • ¿Cómo afecta a tu vida diaria?

Puede ser útil llevar tus notas contigo a la cita.

Habla y escucha

Cuando hables con tu médico de cabecera, explícale por qué estás allí. Utiliza tus notas si las has preparado y describe los síntomas con tus propias palabras.

Tu médico de cabecera te escuchará y te hará preguntas. Responde de manera honesta y trata de no avergonzarte. Los médicos tienen conversaciones como esta con frecuencia y están ahí para ayudar.

Pregunta a tu médico de cabecera cualquier duda que tengas. Coméntales si necesitas más información. Si no entiendes algo, pídeles que lo expliquen de nuevo. Puede ser útil escribir las respuestas o tomar notas en tu teléfono.

Conoce qué sucederá a continuación

Es importante que sepas qué sucederá después. Esto podría incluir:

  • Cuándo debes hacer otra cita con tu médico de cabecera.
  • Dónde y cuándo esperar una cita con un médico especialista o para realizar alguna prueba.
  • A quién contactar si necesitas más información o apoyo adicional.

Repite lo que entiendes

Antes de salir de la cita, repite lo que entiendes de vuelta a tu médico de cabecera. Esto les permitirá corregir cualquier error o explicarte cualquier cosa que te haya causado confusión.

Después de la cita

Si hay algo de lo que no estás seguro, puedes llamar a tu consulta médica y pedir consejo. A menudo, los síntomas no son motivo de preocupación. Sin embargo, si los síntomas inexplicables regresan o no mejoran, habla nuevamente con tu médico de cabecera.

Scroll al inicio